El traslado de este famoso edificio de 8.000

El traslado de este famoso edificio de 8.000
25 enero, 2016 admin

Antonio Páez Restrepo

Cudecom, a los 60 años

El traslado de este famoso edificio de 8.000 toneladas pasó a la historia como uno de los más grandes triunfos de la ingeniería colombiana.

Este famoso edificio cumplió el 6 de octubre 60 años de vida, y “sigue tan campante”. Esta trayectoria tiene dos etapas, la primera, con 19 años, comenzando en 1955; y la segunda, desde 1974 hasta el presente.

Fue el conocido arquitecto Medardo Serna Vallejo el diseñador original, según contrato con la firma Cudecom, de Medellín. Tuvieron ellos en Bogotá su sede principal, con un edificio construido con todos los adelantos de la técnica de construcción.

Su estructura de concreto reforzado utilizó materiales mezclados en la obra (2.500 PSI de resistencia a la compresión) y acero importado. Sus acabados interiores y exteriores fueron impecables. Seis de sus ocho elevaciones, diseñadas para lujosos apartamentos de vivienda, producían una renta apreciable.

En 1974 la ciudad tomó la decisión de ampliar la calle 19 y formar una avenida para conectar el centro de la ciudad con los desarrollos al occidente de la avenida Caracas. Pero el Cudecom quedaba en la mitad de la vía y el Distrito no tuvo más alternativa que expropiarlo y proyectar su demolición. Allí comenzó la segunda etapa.

Propuse, entonces, a la ciudad la idea de trasladar el edificio 29 metros hacia el sur. Resumiendo los hechos, les compré el Cudecom (más 4 edificios vecinos, de tres y cuatro plantas, para crear el espacio a donde se movería) y formé el equipo de ingeniería y arquitectura más completo y capaz –cada uno en su especialidad– para llevar a cabo su desplazamiento. Descollaron en ese grupo profesionales como Rafael Esguerra y Doménico Parma, y empresas como Brugués & Cía., Conval Ltda., Instituto Geográfico de los Andes, Universidad Nacional y otros.

Paralelamente, se establecieron dos grupos más, uno de ingenieros y el otro de estudiantes, para hacerles conocer cómo se llevaría a cabo la operación Cudecom: más de 250 estudiantes visitaron la obra periódicamente. Los ingenieros, a través de sus visitas y explicaciones dadas a ellos, se familiarizaron con un propósito fundamental: ver la construcción de cimientos y carrileras (‘estructura fija’), chassis (o ‘estructura móvil’), etc. Y fueron ellos los que el día del traslado ofrecieron su ayuda y colaboración, y fueron los encargados de la vigilancia de cada estación: sus movimientos, fuerza aplicada, movimiento de ‘rodillos’, niveles, desviaciones, etc. Este grupo se convirtió en la columna vertebral del traslado. Personas como Abdón Eduardo Espinosa, Alfredo Aparicio, Hernán Sandoval, Jaime Muñoz y Guillermo Charry fueron parte esencial de dicho grupo de ingenieros. Ese día, 61 obreros formaron el grupo laboral. Y el edificio se había salvado de la demolición.

Parte del proyecto fue el agregarle dos pisos más, y un anexo de 4 elevaciones “en el espacio de la L del diseño original” para estacionamiento de vehículos. Además, una remodelación general interior y modernización. Análisis confirmaron que la estructura soportaría perfectamente un movimiento como el llevado a cabo, y la carga adicional (de ‘estructura móvil’ y dos pisos más), para un total de diez elevaciones y ocho mil toneladas métricas.

Este peso, más su tamaño, llevó a que el Libro de récords mundiales de Guinness lo incluyera en sus récords por más de treinta años.

Recuerdo que al terminar el traslado, después de 10 horas, la muchedumbre que se había acumulado a ver el acontecimiento desde la mañana (más de dos mil personas) gritó al unísono: “¡Viva Colombia!”. Era el domingo 6 de octubre de 1974, a las 6:06:50 de la tarde. Fue un triunfo de la ingeniería colombiana.

Antonio Paéz Restrepo
Ingeniero civil con maestría del Rensselaer Polytechnic Institute

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*